Se encuentra usted aquí

Qué ver

Date una vuelta por el centro histórico de nuestra ciudad, camina bajo los aleros de sus casas, asómate a sus patios y disfruta de su arquitectura colonial.

Alrededores

Coatepec, como cualquier ciudad, comparte paisaje, historia y tradiciones con las poblaciones que la rodean. Guarda una estrecha relación económica y cultural con la capital del estado de Veracruz, Xalapa, muy próxima y bien comunicada. Además, comparte identidad con las poblaciones que se hallan en el camino hacia el Cofre de Perote. Finalmente, tiene también vocación de tierra caliente, con la cual limita hacia el oriente.

Naturaleza

El paisaje natural originario es el bosque de niebla, caracterizado por tener una población densa de árboles, mezcla de plantas de origen templado y tropical. Abundan las orquídeas y los helechos. Llama la atención el helecho arborescente, vestigio del tiempo de los dinosaurios. Algunos árboles característicos son el encino, el liquidámbar o la magnolia. Es el ecosistema que más contribuye a la biodiversidad de México, tanto en flora como en mariposas, aves o anfibios.

Se construyó en terreno donado por el padre Mateo Rebolledo, en el que fuera jardín de su casa, con aportación popular. La primera piedra se colocó en 1828 y los fieles trabajaron de forma desinteresada, por faenas, hasta su conclusión en 1833. Se venera en ella también una imagen del Santo Niño de Atocha, traída del convento de Santa Clara de Querétaro por el insurgente local Juan Clímaco Rebolledo.
 

Construida entre 1840 y 1853. Tiene la particularidad de abrir sus puertas a la esquina de dos calles, debido a las características del espacio donde se construyó. La fachada se remodeló a principios del siglo XX, de acuerdo con el estilo neogótico imperante en el momento. En el interior se aprecian las pinturas murales del maestro coatepecano Gregorio Sosa.

Construida en 1890, en el estilo neoclásico imperante. Los salones, con grandes ventanales, se abren al patio. Su notable edificio refleja las inquietudes pedagógicas del gobierno del estado a finales del siglo XIX.

Su fundación, por obra de frailes franciscanos, corresponde con la de la población. Su planta es un tanto irregular, por haberse ido edificando a lo largo de varios siglos. El inicio de su construcción data de 1684. Su parte principal se concluye en 1743 y se termina totalmente en 1806. Se atribuye a un albañil de la localidad de nombre Claudio el diseño y realización de la fachada.

De estilo neoclásico. Edificado en varias etapas durante el siglo XIX. La primera fue entre 1832 y 1853. Se concluyó en el siglo XX. Destacan la arquería de estilo toscano de su patio central y los murales.